Únete y Recibe Nuestras Publicaciones Por Correo (GRATIS)

Escribe tu dirección de correo:

Verifica en el correo no deseado.

FACEBOOK

, ,

Paulo Coelho- Maktub Descargar Libro Gratis PDF


DESCARGAR LIBRO

Maktub no es un libro de consejos, sino un intercambio de experiencias. Se
compone en gran parte de las enseñanzas de mi maestro, a lo largo de once
largos años de convivencia. Otros textos son relatos de amigos, o de personas
con las que estuve una sola vez, pero que me dejaron un mensaje inolvidable.
Finalmente, hay libros que leí e historias que, como dice el jesuita Anthony
Mello, pertenecen a la herencia espiritual de la raza humana.
Maktub nació de una llamada telefónica de Alcino Leite Neto, en aquel
entonces director de la sección «Ilustrada» de A Folha de São Paulo. Yo estaba en
Estados Unidos y recibí la propuesta sin saber exactamente lo que iba a escribir.
Pero el desafío era estimulante, y decidí afrontarlo; vivir es correr riesgos.
Al ver el trabajo que me daba, casi desistí. Además, como tenía que viajar
para promocionar mis libros en el extranjero, la columna de todos los días se
convirtió en un tormento. Sin embargo, las señales me decían que continuase:
me llegaba una carta de algún lector, un amigo me comentaba algo, alguien me
enseñaba los recortes guardados en su cartera.
Poco a poco, fui aprendiendo a ser objetivo y directo en el texto. Me vi
obligado a releer textos que había evitado volver a leer, y el placer de este
reencuentro fue inmenso.
Comencé a anotar más cuidadosamente las palabras de mi maestro. En fin,
me puse a mirar todo lo que ocurría a mi alrededor como un motivo para
escribir Maktub; y esto me enriqueció de tal manera que hoy siento gratitud
hacia esa tarea diaria.
Para este volumen he seleccionado textos publicados en A Folha de São Paulo
entre el 10 de junio de 1993 y el 11 de junio de 1994. Las columnas sobre el
guerrero de la luz no forman parte de este libro, se han publicado en El Manual
del Guerrero de la Luz.
En el prefacio de uno de sus libros de relatos, Anthony Mello comenta: «Mi
tarea fue simplemente la de tejedor, no merezco el mérito del algodón ni del
lino.»
Ni yo, tampoco
Publicar un comentario

Ultimos Documentos en PDF